Ford Focus

Ford Focus
Ford Focus
Ford Focus
Ford Focus
Ford FocusFord FocusFord FocusFord Focus

El Ford Focus encanta más por fuera que por dentro.

El nuevo modelo de la marca, que se pone a la venta el próximo fin de semana, ofrece un diseño atractivo y moderno en su carrocería hatchback, su punto más fuerte.
Está en versión única y cuesta $ 9.990.000.

Fueron años de espera y finalmente, a fines del año pasado se presentó el nuevo Focus, la segunda generación del modelo que se fabrica en Argentina, y que la próxima semana se pondrá a la venta en los concesionarios Ford a lo largo del país.

Fue tan larga la espera, que en Europa ya fue presentada la tercera generación del modelo. A pesar de esto, el diseño sigue siendo uno de los puntos altos del Focus, con líneas innovadoras y que no pasan inadvertidas.

El nuevo Focus es el primer vehículo de Ford en Chile que incorpora el Kinetic Design, donde destacan el capó con dos pliegues bien esculpidos y una parrilla inferior más trapezoidal, mientras que en la zaga resalta su perfil muy inclinado, con un techo que desciende agresivamente (al estilo coupé) y un spoiler del color de la carrocería, que le otorgan un aspecto futurista. A ellos se suma el diseño de los focos traseros, incorporados en la parte superior del pilar C.

Es quizás por sus líneas y su diseño particular que el Focus provoca grandes expectativas, desde el momento que uno abre la puerta.

Sin embargo, éstas no se cumplen a cabalidad. En el interior nos encontramos con un diseño mejorado respecto del modelo anterior. Manda la consola central de color de aluminio, con radio Ford de fábrica, lo que se agradece, y que le da un toque de seriedad y gran calidad. Más abajo están los controles del aire acondicionado, que están correctos y luego una serie de botones en falso, excepto uno, que podrían haberse obviado, pues dejan al descubierto que el auto cuenta con muchos más elementos de equipamiento, que la versión testeada (única en Chile) no posee.

El diseño del panel de control es uno de sus mayores atractivos, con dos grandes esferas y el computador a bordo en el centro, la lectura es fácil para el conductor. Ahora bien, el diseño y aspecto de los controles de la radio en el volante (una verdadera paleta que está debajo de la palanca del intermitente), podría haber sido diseñada con más cariño.

Si bien el polímero del tablero es acolchado, con buena textura y agradable a la vista, hay otros plásticos de dudosa calidad, como las manillas y los laterales de las puertas.
Respecto al habitáculo, como buen hatchback tiene espacio para cuatro ocupantes adultos, o para cinco si no miden más de 1.60 metro. La visibilidad es buena y el puesto de conducción es fácil de encontrar.

Otros detalles son sus espacios para guardar objetos, como la guantera refrigerada, con capacidad para contener hasta tres botellas de 750 ml, y la maleta, con una capacidad de carga de 319 litros.

El nuevo Focus llega en versión única, con un motor Sigma 1.6 de 110 caballos y un torque de 152 Nm a 4.250 rpm, acoplado a una transmisión mecánica de cinco velocidades.

Para ser un auto de líneas deportivas por fuera, el motor no lo acompaña, y eso que el bloque es nuevo. Y es que los 110 Hp no son suficientes para mover los 1.810 kilos que pesa el Focus, bastante en comparación con el Peugeot 308 que pesa casi media tonelada menos.

Por eso, la primera y segunda marcha hay que exigirlas al máximo y recién en la tercera se puede apreciar un mayor dinamismo. Es más, éste es el mejor cambio, pues es pujante y de largo aliento. El Focus se mueve excelente a partir de las 4.000 revoluciones y eso hace que el consumo no sea el más adecuado: 10,8 km/l en ciudad.

Sin embargo, a pesar de la falta de potencia en las primeras marchas, el Focus tiene un buen andar, gracias a una suspensión que ofrece buen agarre, sin ser completamente dura y que permite ir seguro arriba del auto.

Esto se ve complementado por una dirección directa, que entrega buen feedback, y que le permite responder bien a los imprevistos del camino.

DESTACADO

ANALISIS INTERIOR
Con detalles para mejorar
El interior se ve bien, pero hay algunos plásicos que podrían ser mejor.
En las plazas traseras hay buen espacio para las piernas y en altura.
El maletero tiene ancha boca de carga y una capacidad de 319 litros.
10,8 kilómetros por litro fue el consumo que entregó el nuevo modelo de Ford en ciudad, un poco alto para ser motor 1.6 litro.

Fuente: La Tercera


Vende aquí tu auto
Comparador