JIMNY

40 AÑOS DEL ÍCONO DE SUZUKI
Este año se cumplen cuatro décadas desde que la marca nipona incursionara en el segmento de los todoterrenos compactos, con un producto que sigue vigente hoy en día. Lo probamos, nos gustó.
  • Suzuki Jinmy
Fue en 1970, cuando Suzuki decidió dar el paso que definiría su devenir como marca en el concierto mundial. Ese año lanzó el primer 4x4 compacto de la historia, el LJ10, que equipado con un motor de dos cilindros, 25 Hp, menos de tres metros de longitud y apenas tres plazas disponibles, encajaba dentro del modelo japonés de los key cars o autos pequeños.
 
Este modelo dio inicio a la ya mítica saga 4x4 de Suzuki, de grandes capacidades, robustos sistemas de tracción, bajo peso, buena estabilidad y dimensiones acotadas.
 
Tras una seguidilla de evoluciones, en 1977 apareció el ya mítico LJ80, también denominado Jimny 8. Medía casi 3,2 metros de largo, utilizaba un motor de 800 cc y 41 Hp, que se convirtió en el favorito de quienes disfrutaban de los paseos off-road.
 
La segunda generación del Jimny apareció en 1981 con el SJ30 y SJ410, conocido también como Samurai. Tenía dos puertas y se ofrecía con techo duro y descapotable, media 3,43 metros de largo, y fue el modelo que abrió las puertas del mercado estadounidense a Suzuki. El Samurai fue un éxito gracias a sus capacidades off-road, a su diseño robusto y a su versatilidad, superando el millón de unidades vendidas en 1987.
 
Sin embargo, un informe de Consumer Report de 1988 destruyó su reputación, al informar de una serie de volcamientos por estabilidad.
 
La tercera generación del Jimny apareció en 1998.
Esencialmente fiel
  • Nuevo Clásico
Si hay una palabra que puede sintetizar el accionar del Jimny, esa es fidelidad. Porque esencialmente, este todoterreno compacto es un fiel compañero de aventuras, para los paseos y para la rutina del día a día.
 
Poco tiene que ver en cuanto a confort con el viejo LJ80 o el SJ410, que eran duros como palo, pero extremadamente vigorosos en malas condiciones. Con esos modelos se sufría en las calles y se dudaba a cada minuto de su real estabilidad en curva.
 
Hoy, con este Jimny, eso no ocurre. No se trata de una confortable berlina ni de uno de esos nuevos crossovers que son más blandos que otra cosa, ya que está construido sobre un chasis de escalera y tiene eje rígido adelante y atrás, pero sí hay un incremento importante en la comodidad de marcha, especialmente en calles y tierra. Salta poco, se bambolea menos y, lo que es mejor, ya no asusta tanto cuando se lo maneja rápido.
 
  • JIMNY
En una pista off-road especialmente preparada por Suzuki para probar sus modelos, sometimos al Jimny a algunas pruebas de destreza que, si bien en un inicio parecían complejas, pronto comprendimos que eran poca cosa para el Jimny, y eso que al Vitara no le fue tan fácil.
 
Trepar no es problema debido a su bajo peso (1.420 kilos) y a sus 81 caballos de fuerza, derivados del bloque 1.4 litro. Y si el piso es resbaladizo, su eficiente sistema de tracción empuja hacia arriba con decisión.
 
Ni el barro ni el agua son grandes obstáculos para este auto, el que se ve beneficiado de generosos ángulos de ataque, salida y ventral, debido a su corta distancia entre ejes.
 
Esto mismo lo hace penalizar en habitabilidad, ya que cuatro caben apretados y maleta apenas hay. Pero claro, el Jimny es para otra cosa.